La Circuncisión Médica Masculina Voluntaria (CMMV), es un método quirúrgico ambulatorio para niños, adolescentes, jóvenes y adultos frente a la prevención del VIH y otras ITS; que a su vez también beneficia a sus parejas, ya que un hombre circuncidado tiene el 62% menos de probabilidad de infectarse y así menos posibilidad de infectar a sus parejas.